• contacto@javierrosano.com

Linterna mini maglite AA

Como seguro que sabes, los cielos de mis fotografías tienen un color azul, para lo que empleo balances de blancos que rondan los 3200 K. Por tanto, para compensar el tono azul del balance de blancos, ilumino con linternas cálidas. De esta forma, el sujeto no se tiñe de azul, sino que queda iluminado por una luz blanca.

Para iluminaciones generales (una pared, iluminaciones cenitales de caminos o sujetos grandes) utilizo dos linternas LED, una de ellas con zoom tras modificar una linterna con LED frío.

Las linternas LED se caracterizan por no calentarse tanto como las halógenas, por un menor consumo de pilas y por una mayor vida útil. No obstante, en ocasiones hace falta iluminar pequeños detalles, para lo que es necesario una pequeña linterna y con menos potencia que las anteriores. En mi caso, y tras ver el éxito entre otros fotógrafos nocturnos, me decanté por una Mini Maglite AA, una pequeña linterna con bombilla halógena y con zoom. Seguramente sea una de las linternas más empleadas en fotografía nocturna.

Esta linterna, no obstante, para mi tiene dos pegas:

  • No tiene interruptor, como sí tienen las otras linternas que utilizo. Se enciende y se apaga girando el cabezal. Por tanto, después de iluminar una toma, es necesario girar el cabezal, perdiendo así el zoom que había elegido para dar luz en los detalles. Si no quieres perder el ajuste anterior, está la opción de tapar el cabezal con la mano en lugar de apagarla, pero eso implica un consumo extra de batería y que algo de luz se escape y sea captado por el sensor.
  • El haz emitido es muy poco uniforme, por lo que dificulta localizar la luz en un punto sin afectar al resto de la escena.

Por suerte, existen soluciones para ambos problemas, y ambas sencillas de llevar a cabo.

Para el primero de ellos, existe una pieza que sustituye a la tapa trasera de la linterna (por donde se accede a las pilas) y que funciona como interruptor. De esta forma, no necesitaremos girar el cabezal, manteniendo así el ajuste de zoom que hayamos empleado para iluminar en las tomas anteriores.

Para el segundo, necesitaremos un accesorio de la linterna que se acopla en el cabezal y que permite fijar filtros de colores, incluidos en el pack (si no tenéis todavía la linterna, podéis comprar este pack que incluye linterna y portalentes, con un precio más bajo que comprando ambos por separado). Nosotros no queremos modificar el color de la luz, sino hacer que el haz sea homogéneo. Por tanto, debemos colocar un plástico traslúcido (cuanto más opaco, más homogéneo será el haz pero este será de menor intensidad) en el interior del portalentes que hemos comprado. Para eso podemos comprar la típica funda de plástico para guardar hojas, recortando un círculo del tamaño del portalentes.

Con esto conseguimos un haz más uniforme, de tal forma que tengamos más control al iluminar, no afectando así al resto de elementos de la escena.

En las siguientes imágenes puedes ver el haz tanto sin difusor como con él. Todas ellas están hechas con los mismos parámetros de la cámara (f/4 – 1/50 sg – ISO 400 y 5500 K), con una distancia de un metro entre la linterna y la pared.

Como veis, con esta ligera modificación se consigue una iluminación mucho más uniforme y más fácil de aplicar. Con dos sencillas (y baratas) modificaciones, hemos conseguido una linterna más sencilla de utilizar.

No Comments

Deja un comentario

GET IN TOUCH

Información de contacto


Información

Ponte en contacto conmigo para cualquier duda sobre fotografía en la que pueda ser de ayuda.

Manda un correo a contacto@javierrosano.com, contáctame a través del chat (situado en la esquina inferior derecha) o mediante el formulario situado en la parte derecha.

Redes Sociales

Déjame un mensaje